Lo que quizás no sabes del MST

Sebastian Salgado y el MST

Por Ana María Cabrera Marsden y Rodolfo Romero Reyes

Próximamente se presentará en La Habana un nuevo libro de la editorial Ocean Sur que dialoga con reflexiones de Fernando Martínez Heredia acerca de los retos que tienen hoy los jóvenes en América Latina. Aunque su objetivo no es profundizar en los diferentes movimientos sociales que existen en la región, el libro forma parte del proyecto editorial Juventudes en Cuba incluye, como parte de sus debates, una reflexión en torno al MST en Brasil. Es la intervención que vía email nos envió Judite Santos.

Quiero aclarar algunas cuestiones referentes al MST y su funcionamiento. El MST es un movimiento muy conocido internacionalmente, pero muchas veces hay equívocos por no conocer su dinámica de funcionamiento, por eso me gustaría socializar un poquito qué es lo que somos.

Se trata de un movimiento popular, organizado en casi todo el territorio brasileño, con presencia en 24 de los 27 estados y cerca de 2 mil municipios. El MST es un movimiento político y social de orientación marxista, que organiza los campesinos para luchar por tierra, reforma agraria y la transformación social (socialismo). Su fundación fue en el año de 1984 en el inicio de la redemocratización de Brasil, donde hacía falta un movimiento de carácter popular que organizase a las bases campesinas para luchar contra la extrema concentración de la tierra en Brasil y que devolviese al campesino la posibilidad de volver al campo, ya que en las décadas anteriores hubo un gran éxodo rural en Brasil, donde más de 30 millones de personas se trasladaron hacia la ciudad en busca de empleo.

Hoy somos una base social de 1,5 millón de personas sumados a las 350 mil familias asentadas que ya conquistaron sus tierras por medio de la lucha y las 120 mil familias acampadas. Las familias asentadas, aún después de tener sus tierras conquistadas siguen perteneciendo al Movimiento por ser el MST el organizador del proceso de lucha y de conquistas de esas familias, pero también por una cuestión de identidad colectiva.

El MST tiene una estructura de participación y una dirección colectiva basada en el centralismo democrático. Toda la base del MST está insertada en un determinado espacio organizativo, desde los núcleos de base hasta la dirección nacional.  La mayor instancia del MST es el Congreso Nacional que se reúne cada 5 años y tiene la participación de 15 mil militantes. En nuestro último congreso, en 2014, aprobamos el lema «Lutar, Construir Reforma Agraria Popular».

Además del Congreso Nacional, el MST realiza cada 2 años un encuentro nacional donde se evalúan y actualizan las líneas políticas deliberadas en el Congreso.

Por ser un movimiento de expresión nacional bastante combativo, el MST se convirtió en un referente de la lucha en nuestro país y también conquistó bastante respeto en el escenario brasileño.

En nuestros territorios conquistados se construyen escuelas, espacios de entretenimiento para la juventud, cooperativas de producción agrícola y pequeñas agroindustrias. Luchamos por la salud y la educación gratuita y de calidad. Defendemos que todos los Sin tierras tienen que estudiar, por eso también desarrollamos campañas de alfabetización y utilizamos el método cubano Yo sí puedo, logrando erradicar el analfabetismo en muchas áreas de asentamientos. Luchamos también para que todo militante del MST tenga derecho de estudiar en la universidad.

Defendemos un modelo de agricultura basado en la matriz tecnológica de la agroecología, en combate al modelo de agricultura vigente en Brasil que es el modelo del «agronegocio», donde se utiliza el paquete de las transnacionales como modelo para la agricultura. Hoy tenemos 100 cooperativas, 96 agroindustrias y 1,9 mil asociaciones donde organizamos nuestra propia producción y generación de renta para las familias.

Tenemos una escuela de formación de cuadros, la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), muy conocida por los movimientos populares de Latinoamérica y el mundo. Nuestra escuela se ha convertido en la mayor experiencia de formación política para los movimientos sociales en la última década.

El MST desde su inicio ha aprendido la práctica de la solidaridad internacional. Somos la síntesis de muchas experiencias acumuladas en nuestra caminada, gracias al apoyo y la solidaridad de muchos países y pueblos hermanos. Hoy, tenemos brigadas de militantes internacionalistas en Haití, Venezuela, Cuba, Centroamérica y Suráfrica, porque creemos que la lucha contra el sistema capitalista tiene que ser internacionalizada. Por eso hacemos nuestros esfuerzos para llevar nuestra solidaridad de clase.

Gracias a la Revolución cubana hemos formado centros de médicos populares que hoy atienden a la población más pobre de nuestro país. Somos eternamente gratos a Cuba y su pueblo. El MST hoy no se limita a la lucha por la tierra, sino que desarrolla una lucha contra el sistema global capitalista que está fuertemente enraizado. Luchamos por una sociedad justa y seguiremos luchando hasta que todos y todas  seamos libres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s